• + 34 922781625
  • dramargaritacaliz@gmail.com
  • <

Artículos

Promesa de nuevo año, ponerte en forma y mantenerte?

Promesa de nuevo año, ponerte en forma y mantenerte? Ya podemos comenzar…. Para el sobrepeso? Regímenes personalizados, para las adiposidades localizadas? Mesoterapia y carboxiterapia.
Celulitis? Carboxiterapia y silicio orgánico. Flacidez? Hilos de PDO (polidioxanona), carboxi y meso… cada caso su tratamiento… consulta sin compromiso. Hoy algo de carboxi….
Consiste en la introducción a nivel hipodérmico (subcutánea) de gas carbónico (anhídrido carbónico-Co2) bajo el control de un medidor del volumen total de gas infiltrado. La inyección subcutánea de gas carbónico a nivel subdérmico produce una vasodilatación inmediata en la zona y un aumento de la presión parcial del oxígeno lo que origina una mayor cantidad de oxígeno disponible para los tejidos y mejora el componente vascular de la celulitis, produce una inmediata sensación de calor.
También aporta un efecto lipolítico porque actúa en los receptores beta-adrenérgicos  por la inducción sobre el sistema nervioso simpático autónomo de la liberación de serotonina, bradiquina, histamina y catecolaminas a nivel local que particularmente actúan sobre los receptores beta-2 de las membranas de los adipocitos e inducen la lipólisis. También mejora el componente de fibrosis de la celulitis.
Se trata de un procedimiento excepcionalmente seguro debido a que el Co2 es inocuo para nuestro organismo, ya que se difunde muy bien en los tejidos y es eliminado por las vías respiratorias. Nuestro propio cuerpo produce 200 ml por minuto en reposo de Co2 y con la realización del ejercicio podemos llegar a producir diez veces más.
La cantidad de gas carbónico inyectado por sesión en carboxiterapia es variable pero suele estar entre los 500 y los 800-1000 ml. La inyección produce un hinchado del plano subcutáneo que se denomina enfisema y que remite en unos minutos.
Recomiendo realizar una sesión semanal, pueden realizarse dos sesiones semanales pero es necesario espaciarlas al menos dos días.
El número ideal de sesiones está entre 15 y 20.
Es posible que se presenten discretos hematomas, dependientes de la fragilidad vascular del individuo, que remiten en varios días.